Y es que te aflojas, te confías de más.
Te acomodas mucho, seguro de que nada cambiará, es como una suerte irreal de invencibilidad.
Convengamos que la clave de la movilidad que atrae el éxito está en un par de onzas de insatisfacción emocional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *