Cuando afuera llueva, lee sobre días soleados que te calienten por dentro.

Que por dentro seas Caribe y te rocen las palmeras.

Que tus soplos de verano se le cuelen al invierno.

Que encuentres tu propio refugio, por dentro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *